El Vestido

























Ya pasó un año desde el día en que Javi y yo nos casamos 29/11/13.


Como toda novia, quería que ese día fuera especial y había muchas cosas que organizar.
Seducida por Pinterest y la tendencia del DIY , elegí un lugar que me permitiera la flexibilidad de poder hacer las cosas un poco diferentes. Me negué a caer en el paquete de un evento prefabricado y confié en gente amiga para que me ayudara con las cosas que no podía resolver sola. Todo por separado, mucho más complicado, pero valió la pena!
(Gracias especiales a: Estampapas y Algo Lindo que se encargaron de la decoración y diseño de invitaciones respectivamente, a Mercedes Arocena, Chopa y Marcos que fueron el mejor coro en vivo, y a Disfruta por los jugos y licuados naturales)























Algunos problemas de agenda hicieron que dos de los eventos más importantes de mi vida coincidieran el mismo mes.

Solamente un par de semanas antes de dar el si, estaba en Milán, Italia, con Mercedes Arocena concursando a nivel internacional con una colección en la cual veníamos trabajando desde hacía más de un año.

Los planes de casamiento se juntaron con trasnochadas de afieltrado y costuras. La búsqueda de flores con tramites ante el MEC y el MRREE. La elección de la música y catering con los aprontes de las valijas y coordinación de vuelos y hoteles. La verdad que uno espera poder disfrutar de otra manera cosas tan lindas, pero de una forma u otra se disfrutaron.

El Vestido


Un gran tema para mi siempre fue el vestido de novia.
Tenía que ser especial y por eso le fui dando largas y vueltas al asunto.
No quería comprar algo pronto, tampoco me convencía que lo diseñara otra persona.
Habiendo planificado un festejo tan intimo y "hecho en casa" y siendo diseñadora, lo más natural era hacerlo yo misma (restándole importancia a las teorías de que trae mala suerte!)
El problema era que no tenía tiempo de embarcarme en semejante proyecto.

Ahí surgió la idea, que primero me pareció una locura pero poco a poco me fue convenciendo cada vez más. Iba a usar como vestido de novia una entrega del CDI... si, así como suena. En el año 2006 cuando cursaba 3er año Textil del Centro de Diseño Industrial, hice mi primer vestido de alta costura, un vestido de novia.

El vestido debía estar inspirado en la década del 50 y tenía varios puntos a favor, era una pieza única, de alta costura, realizada a mano, diseñada y confeccionada por mi, con mucha dedicación.

Primero lo consulté con mi madre, que siempre fue una critica muy sincera y confiable. Me probé el vestido y le pedí su opinión, dudó un poco pero al final reconoció que podía funcionar. Después pedí la opinión de un par de amigas y finalmente me convencí de que ese vestido era el camino.


Adaptar/Adoptar un vestido no era lo mismo que hacerlo de cero, esto era algo con lo cual me podría comprometer y sumarlo a mi lista de tareas.
Decidí usar solo la falda y repensar la parte de arriba para que el look fuera más moderno y descontracturado. Para eso acudí a la ayuda de Majo Rey , su body Love completó el conjunto. Si, mi vestido de novia iba a tener un top de Lycra.... Aproveché un viaje de trabajo a NY para comprar las telas para el body al tono del vestido. Majo Rey y su equipo fueron super buena onda y pacientes a la hora de ajustar los moldes y los detalles del modelo de acuerdo a mis peticiones, creando una pieza a medida, única, hermosa y on budget.
Los zapatos los hizo mi amiga Caro de I&B que me cedió un pedacito del mismo cuero para hacer el tocado y los accesorios de Laurel que no podían faltar y que fueron diseñados y realizados a horas del casamiento.

Finalmente y a pesar de las corridas quedé muy conforme con el look que se complementó con un peinado a lo old Hollywood por Diego Alfonso y un maquillaje divino de Ana Suarez.

Look 100% diseño y producción nacional. :)

Fotos: Historias de Boda

2 comentarios:

  1. que divina tu historia!!:D me encanto y me encantan sus diseños de Laurel!. un abrazo

    ResponderEliminar