Dominga finalista de Mittelmoda



Hace tiempo que venimos desarrollando este proyecto con Mercedes Arocena.
Ya habíamos realizado juntas nuestra tesis de egreso del Centro de Diseño Industrial (hoy EUCD) y desde entonces teníamos ganas de volver a trabajar como equipo.

Comenzamos a reunirnos los Domingos para hacer "algo" juntas sin tener del todo claro que camino tomar. Era el único día que teníamos libre, nuestro día de descanso y no dudamos en utilizarlo para comenzar a delinear este proyecto. El objetivo era presentarlo a un concurso internacional de diseño.

 Lo primero que definimos fue que queríamos trabajar con Lana, un material que forma parte de la identidad y la cultura de nuestro país; fácil de conseguir, de muy buena calidad y con características sustentables.

Desde que trabajo en Manos del Uruguay la lana forma parte de mi vida cotidiana y me gustaba la idea de profundizar en algunos aspectos del material que no tengo la oportunidad de trabajar en el día a día.
El primer paso fue conseguir algunos kg de esta fibra en Tops (ya lavada y peinada) y comenzar a experimentar. El proceso nos fue llevando por el lado de los afieltrados, esa capacidad increíble que tiene la lana de formar una tela no tejida a partir de la fibra misma sin necesidad de utilizar procesos industriales.





















La primera limitante con la que nos encontramos fue que el fieltro tiende a generar superficies planas y nosotros queríamos trabajar con texturas, como lo habíamos hecho anteriormente con Nintai (nuestra tesis de egreso).
En ese momento, comenzamos a encausar nuestra investigación para ese lado, tanto es así que decidimos trabajar el color de forma neutra, con el fin de que la textura fuera realmente la protagonista y que otros aspectos no desviaran el curso de nuestra experimentación. Otro aspecto a profundizar con el fieltro fue el tema de la precisión. Desde Nintai veníamos trabajando con la matemática y las figuras geométricas por lo que queríamos hacer algo controlado y preciso. Con el fieltro es difícil lograr precisión porque los porcentajes de encogimiento son variables al trabajar la técnica de forma artesanal, pero logramos encontrarle la vuelta.

Pasaron meses y el proyecto fue avanzando. Se trabajó con elementos inspiracionales provenientes del campo, trabajamos con la figura del Gaucho y su contexto. Quisimos al mismo tiempo revalorizar técnicas artesanales y olvidadas como la Guasquería - técnica de trenzado de tiento - que trasladamos a la lana. Así se fueron definiendo formas, texturas, siluetas....

El resultado es Dominga.


Tengo el sentimiento cada vez más firme de que el verdadero esfuerzo es el camino para lograr lo que uno se propone y nada mejor que Dominga para reforzar esta convicción.


Dominga es hoy finalista del concurso de diseño Mittelmoda y en este momento nos encontramos preparando todo para partir a Milán, Italia en menos de 1 mes a competir con diseñadores de algunas de las escuelas más reconocidas a nivel Internacional.
Ojala podamos volver con algún premio.... pronto más novedades :)




1 comentario:

  1. Lucía, las conocí por Nintai. La primera vez que vi una foto de esa colección me impactó. Con Dominga me pasó lo mismo. Hoy tengo la espalda de este vestido que está en tu nota de portada en mi facebook. Gracias por trabajar tanto y además explicarnos como y porque lo hicieron. Los premios vienen o no, lo ganaron y eso es un golazo, pero lo más importante es que sigan haciendo estas cosas y algún día nos puedan vender versiones al alcance de nuestros bolsillos. Saludos a ambas.

    ResponderEliminar